El Yíguiri, padre de todos en el deporte…


Pabon el yiguiriNunca te olvidáremos padre ejemplar con todos tu hijos y también con todos tus hijos en él deporte de Vega Baja y pueblos limítrofes, esa leyenda vivirá en todos nuestros corazones. Gloria Pabón Denis.

Visitando a mi padre en su última morada…


Jose Luis Rivera Maysonet

Nunca serás olvidado por mi, aqui descansan tus restos, pero tu alma está en el Cielo, sé que te lo ganaste. Bendición.

José Luis López Maysonet

Violeta landrón| A mi viejo


LANDRON

Y qué fuera de mí si este viejo no me hubiera comprado libros, no me hubiera hablado apasionadamente de sus antepasados, no me hubiera contado historias de su precaria niñez en su pueblo Vega Alta…

Y qué amor por la gente de pueblo se hubiera despertado en mi corazón de niña sin sus historias?

Y dónde estaría yo si me hubiera cortado las alas presta a la conquista?

Gracias, Manuel Landrón Maldonado (El Cabo) por estar presente siempre, cumpliendo caprichos adolescentes que me llevaron a mundos desconocidos…

Te cuidamos hasta el final…

Te despegaste  de mis manos como un gorrión cansado…de mis manos…!jamás de mi corazón sensible…!

Extraño tus manos suaves…

!Felíz Día Viejo!

 

Un ángel llamado Carmen Yulín


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Liliana Torres Miranda

LILIANA RETAMARES MIRANDAEl día 14 de mayo de 2016 fui al viejo San Juan con mi hijo Alejandro, joven Síndrome Down. Mi vehículo sufrió un desperfecto, por lo que tuve que utilizar un servicio de grúa para regresar a Vega Baja. Saliendo de San Juan la grúa comenzo a tener desperfectos mecánicos hasta que se paró. En esos momentos me sentí asustada, por lo que me bajé de la grúa con mi hijo y nos quedamos parados a la orilla de una carretera de mucho tránsito. En mi mente dije: “Dios no tengo control sobre lo que sucede, te entrego esta situación”.

Como a los diez minutos pasó la alcaldesa Carmen Yulín con un grupo que se dirigían a hacer labor comunitaria en apoyo a los damnificados de las inundaciones. Se paró y estuvo cerca de hora y media ayudando con la situación. En esta ocasión conocí a la mujer sensible, dispuesta a ayudar a otros en momentos difíciles, pero a la misma vez la mujer luchadora para defender lo que es correcto. No se separó de nosotros hasta que nos vio partir seguros hacia Vega Baja.

De todo corazón les doy las gracias a todas las personas que amorosamente (tengo que aclarar que tengo 78 años) fueron un escudo de seguridad y de afecto en una situación tan difícil. Agradezco haber vivido esta situación pues había perdido la fe en nuestros políticos.

La alcaldesa contará con mis oraciones para que pueda seguir ayudando al pueblo de Puerto Rico. Gracias.