Hoy Pienso| La depresión en la vejez

Por Dra. Carla Rubí Narváez Rosariocaduceo
CARLA RUBI NARVAEZ ROSARIOEl Instituto Nacional de Salud Mental (NIHM, por sus siglas en ingles) estima que dos millones de los casi 35 millones de estadounidenses a la edad de 65 años tienen alguna forma de depresión diagnosticable. 
Es importante reconocer los signos y síntomas de la depresión, y entender que a medida que se avanza en edad aumenta el riesgo de padecerla.  Pero esto no indica que la depresión sea parte normal del envejecimiento para la mayoría de los adultos mayores de 55 años. La depresión es una condición médica tratable, contraria al envejecimiento.
 
El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas  ingles), enfatiza que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y de bienestar social”. Asi como la salud mental es esencial para el bienestar general, también estimaron que “el 20% de las personas de 55 años o más de edad experimentan algún tipo de preocupación que afecta su salud mental” (CDC, 2008).
La depresión es conocida como el trastorno del estado de ánimo más prevalente entre los adultos mayores. Se asocia a la tristeza, pérdida de interés en actividades que solía disfrutar antes, dificultad para dormir, y el deterioro en el funcionamiento físico y social.
 
La etiología o las causas específicas que desencadenan en la depresión no están claramente definidas. Pero la evidencia actual y las investigaciones nos orientan hacia una compleja interacción entre la disponibilidad de neurotransmisores en el sistema nervioso central (SNC) y receptores de regulación.
También podría estar asociado a cambios estacionales vinculados al ritmo circadiano y a la falta de exposición a la luz solar, normalmente en el otoño y el invierno.  Otros cambios asociados a la depresión lo son los cambios hormonales, como problemas endocrinos (diabetes, tiroides), menopausia, y/o predisposición genética entre otros. 
La depresión muchas veces pasa desapercibida, o no se toma en cuenta por desconocer los signos, lo cual lleva a no ser tratada de forma adecuada.  Al ser una enfermedad con una etiología multifactorial es muy importante educar acerca de signos, síntomas y tomar acción.  Aun teniendo una alta morbilidad y mortalidad puede ser tratada exitosamente con un 70-80% de reducción de síntomas (Halverson, 2016; CDC, 2008).
No se confunda, no es parte del envejecimiento, es una enfermedad y es tratable.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s