A las seis de la mañana| Reflexión

thomas-jimmy-rosario-hijo version corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo biblioteca electronica vegabajeña diminuto

En donde vivo, la lluvia comenzó con tres minutos de adelanto a la hora de las seis de la mañana en que anunciaron que la onda comenzaría a sentirse. La temperatura ha bajado y hay mucha humedad. Ideal para reflexionar, porque de la misma manera que las moléculas se contraen con el frío, la concentración etérea, inmaterial e intangible, se produce.

Ayer, cuando no se suponía que ocurriera, nos reunimos informalmente en la sede de la Escuela de la Historia Vegabajeña. Allí las cosas suceden espontáneamente aparte de las espectaculares reuniones de los miércoles en la noche, con una dinámica constante toda la semana, pues cada Investigador tiene una misión particular y personal.

Los presentes escogieron el tema de la costa. De la fragilidad de un área que en cada marejada se ha visto cambiar su entorno. Hablaron de la posibilidad de un tsunami de grandes proporciones y de cómo nos afectaría a todos, el infortunio de algunos.

Vega Baja es una unidad legal. No es estrictamente territorial, porque compartimos con el resto de la isla principal y el mundo nuestros recursos naturales. Estos son nuestros, pero también no son sólo nuestros. Tenerlos es como un usufructo, debemos conservarlos y protegerlos como un buen padre de familia lo hace para sus hijos. Si no cumplimos nuestra parte, ellos y nosostos desapareceremos.

Los que tenemos tiempo para tertuliar de vez en cuando, no permitimos que las palabras sean solo el disfrute de un momento. Ese vino dulce y agradable de compartir lo llevamos al plano de hacer algo práctico y positivo con nuestros pensamientos. 

Evocamos al viejo y fino palique que se daba en las farmacias, que eran centro de conversación, generalmente entre los hombres de la época. En la Farmacia Náter, la Farmacia Pastor, la Farmacia Rodríguez, en los bancos de la plaza de recreo donde se les llamaba Cámara de Representantes y Senado a dos de ellos, porque se discutía la política de Puerto Rico y la de Vega Baja. También, las casas de familia comprometidas con la comunidad como las de los Arraiza, Alvarez, Martín y otras, que se abrían para compartir ideas y conocimientos.

La libertad de expresión es un elemento democrático, pero es más un derecho humano inherente a todas las demás libertades. De hecho, no hay progreso sin diálogo. Y en el silencio de los demás, se asoma la tiranía de algunos, producto de la incapacidad para comunicar.

Hay que propiciar que todos saquemos lo que creamos y sentimos. El mundo siempre es mejor después que eso pasa.

20160730_113944
Freddy Nuñez, Otilio Natal, Jose Morales, Pedro Perez y Gaston Berthinet (oculto) elo sábado en la mañana, en una tertulia informal  la sede de la Escuela de la Historia Vegabajeña
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s