Puerto Rico, de la nada a ser las ‘Nuevas Reinas del Caribe’

CARLOS NARVAEZ ROSARIOPor Carlos Narváez Rosario Para ESPN

SAN JUAN – A mediados de 1970, Puerto Rico tenía un equipo de voleibol femenino con potencial de ir a los Juegos Olimpicos de Munich en 1972. En cosa de segundos, el sueño se esfumo trágicamente.

Tomó 46 largos años volver a encaminar un programa nacional que rindiera el más anhelado de los frutos: llegar por primera vez a unos Juegos Olímpicos. El próximo mes de agosto Puerto Rico tendrá en los Juegos de Río 2016 a su primer equipo de voleibol en una olimpiada.

La ocasión trae al ruedo lo difícil que ha sido poner en marcha un programa que sufrió un duro golpe luego del trágico suceso de mayo de 1970 cuando toda la selección femenina pereció en un accidente de aviación después de un fin de semana de fogueos en República Dominicana de cara a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Panamá 1970.

Todo el empuje, el deseo, la adrenalina, para poner en marcha una nueva maquinaria desapareció.

La Federación Internacional de Voleibol (FIVB) no contaba entonces con un ranking mundial, pero Puerto Rico -según los expertos- estaba al menos entre los 25 mejores equipos del mundo, en una era en donde este deporte apenas tenía seis años de haber sido incluido en el programa de los Juegos Olímpicos.

En 1935 el voleibol debutó en unos Juegos Centroamericanos y en el 1959 en unos Juegos Panamericanos.

En 1970, Puerto Rico era además uno de los principales candidatos a medalla centroamericana en los juegos que tendrían lugar meses después en tierras panameñas.

Pero no fue hasta 1999, cuando un nuevo programa presidido por el abogado Carlos Beltrán, entonces presidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), y liderado por el creciente talento de jóvenes de apenas 15 años, como Aurea (Aury) Cruz Dalmau, que llevaba un sólido ADN deportivo en sus venas, comenzó a devolverle a Puerto Rico la esperanza que se había perdido tres décadas atrás.

“(El accidente) Lo desapareció (el programa de voleibol) del panorama para los efectos. Fue comenzar en cero porque ese accidente fue trágico para el desarrollo. Allí no falleció una jugadora, sino un equipo completo”, recordó con pesar Beltrán, quien figuró hasta el 2009 como presidente de la FPV.

“Creo que se puede ver lo trágico que fue ese suceso con el tiempo que tomó crear lo que existe hoy desde los últimos años”, comentó el líder deportivo a quien se le acredita la visión de devolverle a Puerto Rico el nivel en el deporte de la malla alta.

“En 1995 traje a Argentina a un fogueo en la Isla. Jugamos seis partidos. No ganamos ni un ‘set’. Cuando íbamos a Santo Domingo, perdíamos 15-1, 15-3, cuando los ‘sets’ eran de 15 puntos. Ahí comenzó el proceso de reconstrucción a largo plazo. Entendíamos que teníamos que arriesgarnos. Así fue como trajimos a jugadoras como Karina Ocasio con apenas 14 años y jugando del Colegio San Antonio, donde yo era maestro. Luego también ví a su hermana Sheila Ocasio, la futuro centro y ambas debutaron en 1999 en un torneo NORCECA”, recordó.

Pero antes de las Ocasio, ya estaba Cruz Dalmau. Una jugadora de gran talento que se ha convertido desde su debut en un evento de NORCECA en 1997, en la insignia de Puerto Rico en el voleibol femenino.

Puerto Rico consiguió la clasificación en el repechaje olímpico que se efectuó en el Coliseo Roberto Clemente de Hato Rey. 

Cruz es lo que fue en un momento Milagros Cabral para del voleibol de Quisqueya.

Es la jugadora que a pesar de que ha dicho en infinidad de ocasiones que su principal atracción era el baloncesto, vio oportunidades mayores en el voleibol y no se equivocó en la elección.

Más de una década de participación en las principales ligas europeas, dos medallas de plata en torneos NORCECA, otras dos plateadas y un bronce en Juegos Centroamericanos, son una parte del resumé deportivo de Cruz quien ahora ve completado su sueño de sellar un ciclo olímpico en lo que podría ser su último evento con la selección de Puerto Rico.

“A veces me pongo a pensar en cómo comenzó todo”, platicó Cruz. “Una de las universidades, me estaban buscando para jugar voleibol, pero sabían de mi interés en el baloncesto y me dijeron que podría hacer ambos deportes. Pero luego me puse a pensar en que podría ser mi concentración mayor a largo plazo. El baloncesto femenino no estaba tan desarrollado en Puerto Rico como ahora, y pues vi mejor oportunidad en el voleibol donde había tenido la oportunidad de jugar prejuvenil y juvenil. Esa decisión me hizo encarrilarme en el voleibol. Hoy no me arrepiento de la decisión. Jugué 12 años en el exterior. Ha sido mi trabajo. Le he cogido pasión y dedicación”.

Para Cruz, de 34 años, y que militó con el club Igor Volley Novara de la División I de Italia de 2015-2016, la reciente clasificación de Puerto Rico a los Juegos de Río durante al torneo de repechaje olímpico celebrado en la Isla, resulto ser la ‘cereza del pastel’ en su carrera.

“Esto es como si fuera una graduación. Era lo que me faltaba para completar mi carrera internacional. Creo que es el objetivo de todo atleta. Siempre trabajé con pasión para lograrlo y sentía que éste ciclo olímpico lo lograríamos. Sin importar los rivales que enfrentemos ahora, el llegar a unos Juegos Olímpicos es muy grande para mí”, aseguró.

Cruz será acompañada por otras once jugadoras, de las cuales tres de ellas fueron parte de esa joven camada que se inició para principio de la década de 2000.

Karina Ocasio, Vilmarie Mojica y Alexandra Oquendo, son las veteranas que serán apoyadas por las jóvenes promesas Natalia Valentín, Yarimar Rosa, Shara Venegas, Lynda Morales, Diana Reyes, Stephanie Enright, Daly Santana, y la también experimentada Debora Seilhamer.

“Mi deseo siempre era contagiar a las otras 11 jugadoras de lograr esto. Creo que el tener éxito en el exterior, también ha contagiado a muchas de ellas que también han logrado un gran rendimiento jugando en las ligas extranjeras. Sin menospreciar la estructura del voleibol en Puerto Rico, hay veces que tienes que salir de la zona de confort para lograr resultados. Hoy yo puedo decir que el 80 por ciento de nuestras jugadoras juegan en el extranjero o tienen becas en los Estados Unidos y eso ha sido muy importante en el desarrollo”, añadió.

Curiosamente, el destino también se ha encargado de permitir que estas y otras figuras también gocen en Río del momento de desfilar junto a los cerca de 42 atletas que conformarán la escuadra de Puerto Rico.

Xiomara Molero, la excolocadora de Puerto Rico que dejó su batón en manos de Vilmarie Mojica luego de la trascendental cita en Alemania 2002, acompañará al sexteto en calidad de asistente del dirigente Juan Carlos Núñez.

El ahora expresidente de la FPV y creador del exitoso programa que permite que hoy Puerto Rico tenga a su primer conjunto de voleibol en una olimpiada, también desfilará en el Estadio Maracaná. Beltrán es el secretario general del Comité Olímpico de Puerto Rico.

“Para mí esta formación tomó mucho trabajo. Ver como un proceso se mantuvo con vida; ver como un proceso que se veía inalcanzable fue alcanzable; demostrar que aquí no se jugaba voleibol recreativo como se dijo una vez y ser parte de un proceso de superación donde mucha gente participó, es sencillamente algo grande.”

Carlos Beltrán, expresidente de la FVP y hoy Secretario General del Comité Olímpico de Puerto Rico

“Yo no sé si creer en los destinos, o si se trata de una obra de la mano de Dios, pero lo cierto es que todos vamos a desfilar juntos. Yo como secretario general del COPUR y ellas como equipo”, expresó con notable nostalgia Beltrán.

 

“Para mí esta formación tomó mucho trabajo. Ver como un proceso se mantuvo con vida; ver como un proceso que se veía inalcanzable fue alcanzable; demostrar que aquí no se jugaba voleibol recreativo como se dijo una vez y ser parte de un proceso de superación donde mucha gente participó, es sencillamente algo grande. En el 2002 este equipo envió un mensaje al mundo con jugadoras veteranas de la época como Xiomara Molero, Yarleen Santiago, Lourdes Isern y Eva Cruz, junto las juveniles que hoy son nuestra veteranas. El mensaje era que Puerto Rico estaba a la vuelta de la esquina y con fuerza, de la mano de nuevas promesas que de inmediato llevaron al país a la posición número 12 del mundo!”, exclamó el directivo.

Puerto Rico hará su debut olímpico el 6 de agosto enfrentando a los Estados Unidos. Sus siguientes oponentes lo serán China, Serbia, Italia y Holanda. La escuadra viene de ganar la medalla de plata en la Copa Panamericana y de obtener un tercer puesto en el Grupo 2 del Grand Prix, equivalente en la rama femenina de la Liga Mundial de los hombres. Ambos logros podrían permitir su ascenso al Grupo 1 próximamente.

Las únicas derrotas de Puerto Rico este año curiosamente han sido ante la representación vecina de República Dominicana, un equipo de mucha garra que ha convertido sus duelos con las boricuas en clásicos caribeños, pero que no pudo ver materializado en esta ocasión su boleto olímpico.
Puerto Rico es el único presentante del Caribe en la olimpiada.

“Sé que tenemos un equipo que puede dar más y que mejor que demostrarlo en unas olimpiadas. Creo que será el momento en el que quedará demostrado que podemos jugar grandes juegos. Estoy deseosa de ya jugar el partido contra Estados Unidos”, apuntó Cruz.

http://espndeportes.espn.go.com/videohub/video/clipDeportes?id=deportes:2742843&startTime=00:00

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: