thomas-jimmy-rosario-hijo version cortaPor Thomas Jimmy Rosario MartínezLOGO EHV Diario Vegabajeno de Puerto Rico 2

El Gobierno Municipal está en receso. Eso quiere decir que no hay oficinas de servicio y ni siquiera la división de recaudos está disponible.

Para los empleados tal vez sea bueno, porque cuadran unos días de asueto  y pueden vacacionar. Pero los empleados municipales, como todo empleado público y privado, no los contratan para vacacionar, a lo que tienen derecho, sino para trabajar para los ciudadanos. Y cuando hay un prolongado espacio de tiempo sin dar los servicios, nos cuestionamos porqué no se alternan empleados en lugar de un cierre total.

Unos dicen que  el Gobierno Municipal está quebrado y tienen que economizar dinero. El alcalde ha hablado en los últimos tres años y medio de limitaciones y controles en el gasto, no de crisis. Alegadamente, raspando el pegao y siendo prudente se pudo lograr la continuidad y se ha hecho obra necesaria. De hecho, su propia  historia administrativa es la mejor carta de presentación de Marcos Cruz.

Otros dicen que se están guardando los recursos disponibles para simular obra en los últimos dos meses antes de las elecciones.

La prioridad del Gobierno Municipal es dar servicios a los ciudadanos. Cualquier decisión principal no debe ser la de limitar el acceso a los mismos a menos que los mismos no se puedan dar. El cierre es imitación de acciones como las que desafortunadamente tomaba la anterior administración de Santana, que estuvieron equivocadas. No podemos, pues, diferenciar opiniones cuando se hace lo mismo.

Criticar acciones que consideremos incorrectas de la presente administración no significa que creamos que sea una mala administración. Durante los pasados cuatro años, como a la anterior administración  en sus ocho años de incumbencia, este diario ha estado activo con informaciones y opiniones de  otros ciudadanos y las propias nuestras.

Buscamos un mejor Vega Baja, quienquiera que sea quien dirija o administre el gobierno municipal.

No hay de nuestra parte ninguna motivación política, económica o prejuiciada a favor o en contra de ninguna naturaleza. Es menester hacer esta aclaración para que no se entienda, como han dicho personas de todos los lados, que uno carga maletas o que estamos del lado contrario del incumbente. No estamos en el medio, sino en el espacio total, observando. Pueden alabar o condenar lo que escribimos, porque de cualquiera manera lo diremos y a los demás que se expresen, lo publicaremos.

Acostumbrados a la celebración o la censura, conocemos los gajes del oficio. El cercano evento electoral no nos conmina a hacer nada dramático para favorecer ningún lado interesado, sólo queremos ser justos. Cada uno expondrá sus propias ideas y convencerá a los que crean. Nuestra labor, al otro lado de la raya, es valorar la presente administración y mirar las ofertas de los políticos, dándole la bienvenida a las buenas ideas.

Anuncios