thomas-jimmy-rosario-hijo version cortaPor Thomas Jimmy Rosario MartínezLOGO EHV Diario Vegabajeno de Puerto Rico 2

Uno de los compañeros de la Escuela de la Historia Vegabajeña me pregunta todos los miércoles, antes de la clase en nuestra sede, si yo creo que Marcos gana las elecciones. Marcos es el alcalde Marcos Cruz Molina y se refiere a la probabilidad y posibilidad de que revalide como alcalde. Para mi amigo parece que mi parecer puede cambiar de semana en semana. Hasta ahora le he dicho que creo que el alcalde prevalecerá. Con ese temor de perder, si se puede llamar temor, deben estar los populares, porque nunca se sabe un resultado electoral antes de emitirse el voto.

Ya están varios issues sobre la mesa. Amenaza una razón que tiene que ver con el sentir general de que se produciría una marejada azul total que cope todos los puestos públicos de Puerto Rico por el Partido Nuevo Progresista.

El candidato del Partido Nuevo, contendor de Cruz Molina, José Galán, ya ha puesto varios temas sobre la mesa. Uno de ellos es que la actual administración local no ha dejado de hacer préstamos y habla de unos diez millones adicionales que no ha explicado en qué los ha utilizado. También dice, que el desempleo ha aumentado y que no ha creado empleos para los vegabajeños. Llama a Vega Baja con palabras descriptivas de mucha fiesta y poco servicio. También se quejó de que le tumbaron varios de sus pancartas de la primaria que el interesaba que siguieran hasta las elecciones, de manera oportunista de parte del alcalde, utilizando personal del municipio.

La política es reina de la subjetividad. Los políticos, de todos lados, nos dan un cuadro favorable limitando la verdad administrativa cuando son incumbentes y una versión tétrica cuando son retadores. Ambas partes son creativas al describir al adversario.

En Vega Baja, el contendente de Galán en las primarias llegó a defender a Edgar Santana en una de sus pocas expresiones que hizo desde su espacio en Facebook. Galán, que fue funcionario de esa administración fracasada, no la ha defendido, por lo que entendemos que su intención no es darle continuidad a la manera de gobernar que tuvieron por ocho años. Eso es un aliciente para cualquier elector, porque da una esperanza de que se piensa administrar con las manos limpias, sin favoritismo político, de forma responsable, de una manera inclusiva y sin inversionistas políticos.

El alcalde Marcos Cruz Molina no ha tenido que defenderse de actos de corrupción durante este cuatrienio. Eso rompe la tradición que nos habían llevado alcaldes anteriores y debe ser su principal carta para triunfar en las elecciones. Este pueblo vegabajeño sabe votar. Cuando es un gobierno que sirva a los intereses de los ciudadanos, lo respalda. Pero cuando falla, lo castiga.

La política siempre tendrá el factor de la subjetividad que en ocasiones es el elemento decisivo, por lo que cualquier resultado es posible.  La contestación a la pregunta titular es que es probable y posible que haya un cambio en Vega Baja, tanto como que no lo haya. Todo dependerá de cómo se comporte el escenario federal y estatal, de la conducta de los candidatos y sus partidos hasta noviembre, de los asuntos que quieran traer a discusión, las actuaciones de día a día  y de las respuestas públicas.

Anuncios