A las seis de la mañana| Quincalla política

thomas-jimmy-rosario-hijo version cortaPor Thomas Jimmy Rosario Martínez

En el último momento un candidato presidencial ofreció un “paquete económico” a Puerto Rico, como se le dice a propuestas en el Congreso de los Estados Unidos. Prometió también colocarse como filibustero cuando el proyecto de la Junta baje al Senado de Estados Unidos, para detener el trámite legilativo de aprobación.

Cualquiera puede ofrecer  el cielo y la luna e incluso irse a la protesta hablando de todo para detener un proceso legislativo. Eso le ha funcionado antes a Sanders, quien con ideas minoritarias quiere transformar a Estados Unidos y de paso, se ocupa de Puerto Rico, pero en forma muy politiquera, ofreciendo la quincalla a última hora.

Si estuviera adelante en las encuestas, a lo mejor ni hubiera venido a visitar a Puerto Rico. No hubiera ofrecido lo que no puede lograr. Ojalá que sus palabras dijeran verdad y la Junta no se creara porque él se  pusiera de frente, pero la Junta no vendrá posiblemente porque el camino no es solo el que se ha recorrido. Los propulsores del proyecto para la Junta Fiscal y siquiera la Comisión que la aprobó, dominan el circo. Hay más componentes lo que le hacen un camino cuesta arriba. Y si no se aprobara, retenemos localmente los poderes limitados de la colonia de Puerto Rico, pero no nos dan para resolver por nosotros mismos el problema económico. Comoquiera, es una  situación perdidosa  para nuestro sistema de derecho y para nuestra moral.

Yo he visto marchas grandes. Cuando estaba en la universidad me impresionaban las multitudinarias que hasta paraban el recinto, pero fueron muy pocos logros para la comunidad. “Arriba los de abajo”, “La Universidad somos nosostros” eran algunas de las consignas. Aunque los revoltosos se las echaban de poder desafiar al poder gubernamental y de tener éxito en sus convocatorias, al final no había avance colectivo. Todos perdíamos. Así estamos en el asunto económico.

Sanders, acostumbrado a perder en una vida llena de desafíos desde su juventud y de apoyar causas justas, Puerto Rico solo representa una oportunidad para reclutar seguidores y lograr algunos delegados. Antes no se ocupó de nosotros; ni siquiera sabíamos de él. Algunos de los que lo apoyaron ni siquiera son votantes y menos se meterán en una caseta demócrata.  Otros que interesaban votar no lo harán porque será un sacrificio ir a votar en limitados lugares como se acaba de disponer por el  Partido Demócrata de Puerto Rico.

Sanders tiene 73 años, Hillary Clinton 68. Sanders es socialista, Hillary es mujer, dos dificultades en contra para cualquier americano que busque el poder.  Hillary ha estado más cerca de un presidente que Sanders. De hecho hasta ha dormido con uno de los más populares en la historia. Son distintos, pero tienen en común que son demócratas, lo que al final y al cabo, tendrán que aceptar y apoyarse el uno al otro.

Escoger no es fácil, pero creer en la quincalla,  es imposible. y menos después que algunos presidentes que han venido aquí como los Bushes y los Obamas de la vida, nos han declarado invisibles. Es mejor votar y esperar el golpe.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s