THOMAS JIMMY ROSARIO HIJOPor Thomas Jimmy Rosario Martínez LOGO EHV Diario Vegabajeno de Puerto Rico 2

Cuando algo nos impresiona uno se queda el tiempo posterior reflexionando sobre lo que vió y sintió. Nos pasó con los acontecimientos del 11 de septiembre y luego con los temblores que hemos tenido.

Anoche fui a ver la puesta en escena del Auto de la Compadecida. Algunos de los investigadores de la Escuela de la Historia Vegabajeña acudimos a la invitación pública a formar corillo en la parte oeste del América. Luigi y Edgar se quedaron buscando ángulos para documentar la presentación mediante fotos y vídeos. Serán cuatro funciones programadas, las últimas hoy en la mañana y en la noche.

Lo que disfrutamos fue un espectáculo completo y perfecto. Quedamos impresionados. Sólo su Director, David Muñoz, que siempre está nervioso buscando los detalles para corregirlos, sabrá si hubo faltas. Pero unánimemente, en la primera impresión de compartimos de los presentes es que opinan que es una obra bien dirigida, bien actuada, con un contenido para reflexionar y encajada dentro del ámbito de la comedia.  Y comedia no solo por el parlamento de los personajes, sino por los gestos y expresiones corporales que durante toda la función logran sus actores.

Nos extrañó no ver representantes del Gobierno Municipal, especialmente aquellos relacionados con la propagación del arte y la cultura. Tampoco hicieron acto de presencia los teatreros tradicionales ni nadie del Centro Cultural de Vega Baja.

Los presentes, empero, éramos suficientes. Los que queremos apoyar a esos jóvenes talentosos que dan su tiempo para el arte y que gratificamos con un económico aplauso final. Los que no tenemos que esperar estar presentes en Broadway para alabar y estimular a algún vegabajeño o puertorriqueño que triunfe en las grandes ligas de la actuación o algunas de las artes auxiliares del teatro para adularlos y engrandecerlos cuando empiezan a ganar premios y reconocimientos importantes. Los que apoyamos la inmediatez de la originalidad y el esfuerzo local sobre cualquier otra cosa que nos venga a deslumbrar.

Hace falta compromiso de nuestros compueblanos. Desde el alcalde, que sabemos que lo tiene, pero que en ocasiones no es suficiente. De los directores de los centros educativos, que últimamente le están fallando a los estudiantes pues no los están trasladando al teatro cuando hay estas oportunidades de oro. De los maestros de todas las disciplinas, que no están cumpliendo con su deber de nutrirse de toda oportunidad educativa para estar en una mejor posición para educar. De los políticos de oposición, que les gusta criticar pero que en su afán de prometer un mundo mejor, no valoran ni apoyan  con su presencia actividades con ésta, como debiera ser. De todos los demás ciudadanos, que no saben lo que pierden en este país de aparente abundancia y real carestía.

Esta noche hay otra función. Los invito a aprovechar la oportunidad. Es un ambiente muy bueno para recrearse, en un acontecimiento que no hay duda que está marcando la historia del teatro, de la cultura y de la dinámica vegabajeña en nuestro tiempo.

Anuncios