El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

En Casa Portela se ha colocado parte de la colección de esculturas que bajo la administración de Edgar Santana Rivera se ordenó a un costo millonario.  No sabemos quién o quienes fueron los escultores, si las piezas ya estaban elaboradas antes de la órden de compra o fueron hechas especialmente para algún propósito. Tampoco se sabe si hubo intermediarios y quiénes fueron. Lo que se sabe es que fue el gasto parte de la causa del déficit multimillonario que dejó dicha administración y aunque de apariencia son algunas hermosas y otras admirables, se desconoce si su valor fue adecuado o son figuras de poco valor real y artístico.

Una de ellas fue especialmente solicitada con motivo político, que es el águila americana, símbolo de Estados Unidos, para reprsentar una administración estadista.  Quizás alguna parezca parte de la fauna puertorriqueña pero eso estaría por certificarse por expertos, que lo puedan determinar.

Unas iniciales de un aparente escultor lee “S. David”, pero en investigaciones preliminares que hemos hech, no logramos ubicar ningún escultor o diseñador con ese nombre. Hay otros con David como nombre o apellido que realizan esculturas y tienen sus talleres en Estados Unidos, pero no hay, hasta el momento, quien responsa a ese nombre.

¿Que finalmente se decidirá como destino de esas esculturas? Nada se ha dicho. Las primeras fotos que vi de las mismas las tomó el hoy alcalde Marcos Cruz cuando era legislador municipal. El fue personalmente a investigar las obras y produjo imágenes, las cuales publicamos en El Diario Vegabajeño.

Nunca estas esculturas se exhibieron por las administraciones de Edgar Santana e Ivan David Hernández. Al Comité de Transición en 2012, de acuerdo a Rolando Rivera Garratón, miembro del mismo y quien fuera candidato a alcalde y actualmente es legislador municipal por el PIP, se le negó la inspección por la persona que las tenía bajo su responsabilidad porque alegadamente no apareció la llave. Dicho empleado ya no trabaja en el Gobierno Municipal, pero ese mismo funcionario nos confió que piezas que faltaban se las había robado el anterior Director de Servicios Generales bajo la administración penepé, razón por la que se le dejó sin empleo por el alcalde Hernández González.

Se dice que la cola de la escultura mayor, que es una ballena, desapareció. Hay otros animales y objetos marinos representados y en el caso del águila, que está en el patio de Casa Portela, se ve corrosión y posiblemente vandalismo o pedazo hurtado.

Los metales estaban muy valorados en el reciclaje para ese tiempo. Se dice que toda ausencia de los objetos que faltan fueron producto de trabajo interno especialmente por quienes lo custodiaban.

Si problemática ha sido la fuente instalada en el Centro Comercial Las Vegas,  que hasta líos legales ha causado, sepan que hay otra fuente sin instalar igual que la que conocemos.

De acuerdo a lo que se ha dicho, se incluyó la instalación como parte del costo de todas las esculturas, pero ahí están, huérfanas de cuidado por muchos años, producto de los robos que le hicieron al Gobierno Municipal, no solo de dinero sino de transculturación inentendible de objetos que aparentemente no corresponden a nuestra fauna ni valen lo que se invirtió en ellas.

Anuncios