CLASE DE HISTORIA DEL TREN EN LA ESCUELA DE LA HISTORIA VEGABAJENA 7Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

El historiador Juan Carlos Rosario nos visita físicamente por última vez. Aunque veremos en Casa Alonso una urna pequeña que contiene su remanente mortal, contamos con su esencia entre nosotros.

Juan Carlos ha sido un factor de educación y de cohesión en la Escuela de la Historia Vegabajeña. Nunca nos pidió nada aunque estuviera en necesidad  emocional o material. Pero nos dió su tiempo, su conocimiento y sus inquietudes por la historia vegabajeña.

Al pasar de los años estudiando constantemente distintos aspectos de la historia vegabajeña, uno crea una idea universal de ella. Pero la honestidad personal de admitir que uno no lo sabe ni lo sabrá todo en esta vida, nos mantiene siempre tratando de saber más y de conocer lo que los demás piensan sobre los mismos hechos y de nuevas teorías sobre aspectos que no se conocían. Juan Carlos era una fuente constante de referencia para todos los investigadores de la Escuela de la Historia Vegabajeña.

El no solo descubría nueva información, sino que con un juicio responsable analizaba. Era, para mi, un científico social de nuestro Vega Baja.

En nuestro recinto,  lleno de personas sensibles y responsables, velamos por su salud. En ocasiones nos desconcertó momentos en que sabiendo sus limitaciones, no aceptaba ayuda. Tuvo carencias y decepciones, pero hasta la última sesión en que no estuvo, la pasamos hablando de él.

Dejó mucho trabajo inconcluso. Pero afortundamente, compartió todo lo que le pedimos y lo que tenía, producto de sus investigaciones. Pudimos disfrutar su trabajo intelectual para el regocijo de nuestras almas pero también dejó ver su espíritu generoso y participativo. El sector de juventud se siente inspirado por sus aportaciones.

Su familia perdió a una persona que amaba a sus hijos y colaterales. La comunidad vegabajeña que le conoció le tiene simpatía porque dió el mejor fruto, que es educar, Y lo brindó con mucha intensidad y dedicación.

Nosotros, sus amigos, ya lo extrañamos. Lo recordamos con pena por lo que tuvo que sufrir sus últimos tiempos pero con un profundo respeto y un gran recuerdo de la gran inmensidad que ahora se halla concentrada en una pequeña urna.

Estos son los tiempos de reflexionar sobre su vida y lo que nos lega. Su obra es la gran riqueza que tenemos que apreciar y que en la Escuela de la Historia Vegabajeña vamos a honrar.


LA URNA DE JUAN CARLOS ROSARIO ESTARA EN CASA ALONSO DURANTE EL DIA DE HOY MIERCOLES A PARTIR DE LAS NUEVE DE LA MAÑANA.

Anuncios