“La Mujer Rara”, mi escrito más leído

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

THOMAS JIMMY ROSARIO MARTINEZ SONREIDOToda mi vida la recuerdo escribiendo. De hecho, hay una tradición familiar en ese menester. Mi tio-abuelo Víctor Rosario Cordero, que fue maestro en Vega Baja y que contrajo matrimonio con Eloísa (Lila) Miranda, es el ancestro con el que parece haber comenzado esa tradición. Era una persona tan socialmente comprometida, que los periódicos en 1956 reseñaron su fallecimiento. Había sido activo en deportes, educación y política. Mi abuelo Esteban, escribió junto a su amigo Luis Muñoz Marín en La Democracia y muchas otras publicaciones de Puerto Rico y cofundó el mensuario Justicia del Partido Popular de Vega Baja en 1945.

Mi padre, que posiblemente todos conocen, ha trabajado el género periodístico y la reseña histórica. Ha creado medios y los ha auspiciado. Me enseñó mis primeras letras y números. Me alcahueteó toda la vida en cada cosa que quería hacer y ha sido inspiración para nuestra última aventura juntos que es este Diario Vegabajeño de Puerto Rico. Tiene actualmente 86 años pero es un lector que monitorea todos los diarios y publicaciones que caen en sus manos, es un navegador del Internet y continúa produciendo importantes detalles de la actualidad y la historia. Está pensionado, pero no está retirado.

En el Programa de Fiestas Patronales de 1972, el alcalde Rafael Cano me dió la primera oportunidad en Vega Baja de publicar un escrito. Anteriormente preparaba colaboraciones para “El momento más embarazoso de mi vida” y “Ocurrencias de gente menuda”  en el periódico El Imparcial y por lo cual me pagaban un dólar por cada contribución.  Creo que fue lo único que recibí en mi vida por mis trabajos, porque aunque he realizado trabajos escritos de toda índole, lo he hecho más como un servicio de mi liberalidad. He trabajado en proyectos académicos, legislativos, económicos, judiciales, discursos para políticos en inglés y en español y hasta “ghost writer” para funcionarios y otros escritores que no tienen tiempo para elaborar sus propios escritos. Esto, desde 1984 me causa mucho placer, pues me permite conocer la naturaleza de muchos seres humanos buenos de grandes ideas y ayudarlos a expresar alternativas para superar los problemas de todos.

Hacía una publicación a mano que se llamaba “La Pequeña Prensa” que en quinto grado me ganó un palmazo de una maestra que describí como que se ponía make-up para taparse las pecas y un regaño del Principal Marcelino Barreto. Ideamos un boletín estudiantil en la Escuela Superior y luego en la Universidad de Puerto Rico, la Revista Proyecciones de la Asociación Universitaria de Historia.  En el semanario TAINO tuve una columna semanal de historia a principios de la década de los 70.

alexandra-lugaro-_590x395Tener 22,037 lectores en un día por algo que uno escribe es gozar de una  compañía grande. El gran total es más de 35,000 cuando se suman el día anterior y el siguiente y no sé cuantos después me han hecho el favor de acceder el escrito. No puedo asumir que es un buen trabajo porque la verdad que no fue ni bien pensado ni bien elaborado y todos los que lo vieron de fuera de Vega Baja -curiosamente más gente en Estados Unidos que en Puerto Rico- lo hizo porque “La Mujer Rara”, la Lcda. Alexandra Lúgaro, a quien nunca he conocido personalmente, puso un vínculo (link) en su propio espacio cibernético.

Me complace no por mí, sino por Vega Baja. A mi no me mueve el lucro económico ni el favor político, sino la proyección que nuestro pueblo puede y debe tener en el mundo. Como en la reciente pelea de Rocky,  donde dos vegabajeños fueron vistos por muchas personas de todas partes, -Román Martínez y Carlos Narvaez-, también en esa oportunidad en que una mujer independiente anunció querer gobernar, se conoció el único diario puertorriqueño de un municipio de Puerto Rico que desde hace nueve años escribe sus crónicas de existencia y del pensamiento local. Sólo en esa perspectiva se mueven mis intereses personales y los de este diario.

Autor: Publicaciones Educativas Vegabajeñas, Inc.

Publicaciones Educativas Vegabajeñas, Inc. es una institución pública sin fines pecuniarios creada en 2018 con la intención de producir información y transmitir el conocimiento y las ideas. Sus propósitos son educar mediante la publicación de escritos de historia e ideas, documentos e imágenes. Los escritos suscritos por sus autores son su exclusiva responsabilidad y corresponde a su libertad individual de expresión y responsabilidad. Nuestra sede está en Acosta 66 , Vega Baja, Puerto Rico. Dirección Postal: PO Box 505, Vega Baja, PR. 00694-0505Tel 787 475-2133 pevinc@yahoo.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s